¿Cómo afecta la obesidad al colesterol?

La obesidad se puede describir como una plaga moderna, ya que afecta a una gran parte de la sociedad y tiene un efecto adverso en todo el cuerpo. La causa inmediata de la obesidad es el exceso de calorías proporcionadas en los alimentos en relación con las necesidades del cuerpo. Una de las consecuencias de la obesidad es el aumento del colesterol en la sangre. ¿Cómo lidiar con este problema?

La obesidad está asociada con muchos problemas de salud: mayor riesgo de enfermedades metabólicas, coágulos sanguíneos en los vasos sanguíneos, enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.

Las personas obesas también tienen trastornos del metabolismo de los lípidos, que resultan en niveles anormales de colesterol total, colesterol LDL, colesterol HDL y triglicéridos.

Remedios naturales para el colesterol alto.

La recomendación básica para este tipo de enfermedad es regular el peso corporal y evitar el alcohol, los azúcares simples y los disacáridos. El primer paso para la salud es cambiar su estilo de vida por un estilo de vida saludable: dieta saludable y actividad física regular. Las personas que tienen niveles elevados de colesterol LDL y total deben minimizar la ingesta de ácidos grasos saturados y aumentar la cantidad de fibra dietética consumida. Los nutricionistas recomiendan abandonar las carnes grasas, las carnes frías y la manteca. A cambio, debes comer regularmente aceite de oliva. El aceite de oliva, preferiblemente virgen, ayuda a superar los problemas con el metabolismo de los lípidos y reducir el colesterol en la sangre.

El segundo componente de la terapia natural para reducir el colesterol es la actividad física regular. La intensidad de los ejercicios debe ajustarse a las posibilidades individuales y al estado actual de salud. Es importante no sobrecargar el cuerpo. Los ejercicios deben ser de intensidad moderada, por ejemplo. Correr, caminar, nadar, montar en bicicleta, bailar, etc.

La dieta debe complementarse con suplementos dietéticos que contengan aceite de pescado (por ejemplo, OMEGA+++) que ayuden a disminuir los niveles de triglicéridos. La investigación muestra que el consumo regular de aceite de pescado mejora la salud cardiovascular y reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Las hierbas y los complementos alimenticios solo deben usarse con el permiso del médico, ya que estas sustancias pueden interferir con el tratamiento farmacológico o causar efectos secundarios no deseados en algunas personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.