Propiedades curativas de la curcumina

Las propiedades de salud de la cúrcuma se han utilizado en la medicina oriental tradicional durante muchos años. Durante varios docenas de años, los científicos modernos han realizado numerosos estudios para confirmar la efectividad del tratamiento de muchas enfermedades de la civilización con la ayuda de la curcumina. Los resultados de estos estudios son muy optimistas.

En los antiguos sistemas de medicina natural, la cúrcuma se utilizaba, entre otras cosas, para acelerar la curación de heridas, la purificación de la sangre, el tratamiento de enfermedades respiratorias y parasitarias, y para dolencias estomacales.

Hoy sabemos que la sustancia activa contenida en la curcumina, que tiene propiedades pro-salud, es la curcumina. En 1970, se publicaron los primeros resultados de la investigación sobre la curcumina, que describe el efecto de esta sustancia en los niveles de colesterol en la sangre en ratas. Desde entonces, se han realizado muchas investigaciones que confirmaron una serie de propiedades favorables a la salud de la curcumina, como las propiedades antioxidantes fuertes, antiinflamatorias, antivirales, antifúngicas y antibacterianas.

Tratamiento de la inflamación.

Debido a la fuerte acción antiinflamatoria, la cúrcuma puede ayudar a prevenir la inflamación crónica, que ahora se considera la causa de muchas enfermedades de la civilización: enfermedades cardíacas, enfermedades del sistema digestivo, cáncer. La cúrcuma es activa a nivel molecular, y su efectividad puede compararse con la acción de algunos medicamentos antiinflamatorios. Otra función pro-salud de la cúrcuma es su efecto antioxidante. La curcumina neutraliza eficazmente los radicales libres y aumenta la actividad de otros factores que tienen propiedades antiinflamatorias.

Tratamiento de problemas digestivos.

La cúrcuma induce un aumento en la secreción de bilis y estimula la secreción del estómago y las enzimas pancreáticas. Gracias a estas propiedades, puede ser útil en problemas digestivos y en el tratamiento de la insuficiencia hepática. El efecto antiinflamatorio, antibacteriano y curativo de la cúrcuma es útil en la secreción insuficiente de bilis, en la inflamación del hígado y en los conductos biliares y en casos de infecciones gastrointestinales. Los resultados de la investigación indican que la cúrcuma puede contrarrestar la pancreatitis o la gastritis, y es útil en la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Tratamiento de enfermedades cerebrales.

Se cree que la cúrcuma puede acelerar los procesos regenerativos en el cerebro. Las sustancias contenidas en la cúrcuma estimulan la multiplicación y diferenciación de las células nerviosas del cerebro y pueden ayudar a restaurar las células dañadas después de la enfermedad. Este hecho da esperanza para el uso de la cúrcuma en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer o durante el tratamiento del cáncer. La investigación sobre el uso de la cúrcuma en el tratamiento del cáncer está en curso. Se cree que la cúrcuma inhibe la división de las células cancerosas y evita su formación.

El contenido de sustancias saludables en la cúrcuma es bastante bajo. Por lo tanto, si desea utilizar por completo las propiedades terapéuticas de esta especia, deben utilizarse extractos.

Comparte tu opinión…