Fuertes antioxidantes versus radicales libres

Usted ha escuchado muchas veces acerca de radicales libres y antioxidantes. ¿Pero sabes qué papel desempeñan en las enfermedades y el proceso de envejecimiento? ¿Y por qué el cuerpo necesita una gran cantidad de antioxidantes para mantener una buena salud durante mucho tiempo y cuál es la fuente más valiosa de estas sustancias beneficiosas?

Los radicales libres son productos del metabolismo que bajo ciertas condiciones pueden aparecer en la producción de energía por parte del cuerpo humano. Los radicales libres surgen en el cuerpo cuando se expone a las toxinas ambientales, incluida la luz solar, los productos químicos o el humo del cigarrillo. También pueden ser el efecto de la inflamación causada por el esfuerzo físico, la radiación o los procesos metabólicos naturales.

La relación de los radicales libres con el envejecimiento del cuerpo se descubrió a mediados del siglo XX. Los radicales libres están formados por moléculas que tienen escasez de electrones. Por lo tanto, recolectan electrones perdidos de otras moléculas que están cerca. Esta reacción se conoce como oxidación. Cuando los radicales libres captan electrones de proteínas o grasas en el cuerpo, las estructuras celulares y el ADN se destruyen, lo que conduce a la degradación del tejido.

Antídoto a los efectos dañinos de los radicales libres son los antioxidantes (micronutrientes), que actúan como “donantes de electrones” neutralizando los radicales libres. Si el cuerpo no tiene suficientes antioxidantes, los radicales libres causan un daño acelerado a los tejidos y órganos, lo que crea el riesgo de muchas enfermedades.

Efectos nocivos de la acumulación de radicales libres

El engrosamiento excesivo de los radicales libres conduce a enfermedades crónicas, que incluyen aterosclerosis, degeneración de las células, alteraciones en los niveles de azúcar en la sangre, dolor en las articulaciones, trastornos cardiovasculares, inflamación y enfermedades degenerativas. El estrés oxidativo es la principal causa de muerte celular, especialmente las células nerviosas y el cerebro, que son muy susceptibles a la oxidación debido a su alto índice metabólico.

El envejecimiento acelerado del cuerpo y el daño a los nervios, la médula espinal y el cerebro están estrechamente relacionados con el daño oxidativo del ADN y el nivel insuficiente de antioxidantes.

El cuerpo tiene un mecanismo de defensa interno que neutraliza los radicales libres. Sin embargo, demasiadas toxinas y la exposición a factores dañinos pueden resultar en exceder la eficiencia de las fuerzas de defensa naturales. Por lo tanto, debido a las condiciones ambientales actuales, se recomienda tomar dosis adicionales de antioxidantes en forma de suplementos dietéticos. Según las opiniones de los especialistas, esto puede mejorar significativamente la protección de las células del cuerpo, ralentizar el proceso de degeneración, prolongar la vida y minimizar el riesgo de enfermedades degenerativas del sistema nervioso.

Un conjunto de antioxidantes naturales

El oxidante más conocido y común es la vitamina C. Además de sus propiedades antioxidantes, tiene una amplia gama de beneficios para la salud. La vitamina C es un antioxidante soluble en agua, pero su forma especial llamada Life-C muestra una biodisponibilidad mucho mejor y permanece en el torrente sanguíneo el doble de tiempo. Una forma especial de vitamina C, en combinación con las hierbas que se caracterizan por un alto contenido de antioxidantes y hongos medicinales (espino amarillo, acerola, Camu Camu, Ashwagandha) – se encapsuló suplemento alimenticio llamado INMUNE+++. El espino cerval de mar es una planta rica en nutrientes que crece en las regiones del norte de la India, que se caracteriza por un alto contenido de carotenoides y es un antioxidante soluble en grasas. Los antioxidantes liposolubles son muy importantes para proteger contra el estrés oxidativo. espino amarillo también contiene una gran cantidad de vitamina C. naturales La composición del suplemento alimenticio se enriquece aún más por tres hongos medicinales tradicionales, que se prefieren para la protección de las células nerviosas y proporcionan apoyo inmunológico.

Un sistema inmune fuerte efectivamente protege al cuerpo contra enfermedades y amenazas con los externos. Los antioxidantes naturales y concentrados ayudan a fortalecer el sistema inmune y combatir los radicales libres, que ahora se sabe que causan el efecto destructivo del estrés oxidativo.

Comparte tu opinión…